Venganza


Para practicar vudú, ponía en la caja. La madre miraba espantada al niño, y luego al juguete, al niño, y al juguete, alternativamente. No entendía nada. Pero hijo, ¿se puede saber para qué necesitas tú esto? Es que lo tienen todos los compañeros de clase. Pues no cuentes con que te lo compre... Pero mamá... Pero nada, nos vamos a casa, y punto, no quiero oírte una sola palabra más sobre la cosa ésta del vu... vudú, o lo que sea.

Aquella noche, el niño no pegó ojo. Herido en su orgullo, no se lo dijo a nadie. Cuando llegó cansado y ojeroso al colegio, notó que todos sus compañeros lo observaban, pero los despreció con su silencio. Él, considerado por todos el "matón" de la clase, jamás admitiría que una veintena de pinchazos intermitentes lo habían mantenido en vela toda una noche.

Microrrelato escrito para participar en el concurso ImaginArte Minificciones en Cadena. La frase de inicio debía ser "para practicar vudú".

Desconfianza

Los mensajes embotellados siguieron llegando días después del rescate.


Microrrelato ganador en ImaginArte Minificciones en Cadena



Última voluntad ha sido la minificción más votada en la 9ª quincena de ImaginArte. Gracias a todos los que ponen su granito de arena para que el concurso crezca. Un abrazo para cada uno.

Silencio

Ya no se escuchan las risas que hasta hace un momento se mezclaban, creando un alboroto compartido entre dos. Las palabras, tomando ejemplo, también abandonaron el dormitorio discretamente. Fuera, en las calles, la vida continúa bulliciosa, pero dentro se ha creado un vacío. El tacto los ha embaucado: desplazando a los demás sentidos, les ha hecho creer a ambos que no existe nada más allá del horizonte de sus cuerpos.

Microrrelato publicado en La Esfera.

Publicación de "Mi vida es una cuestión de tiempo"

La Asociación Cultural Guenaxa, organizadora del I Concurso Mi vida en 100 palabras, ha recopilado todos los textos participantes, entre los que se encuentra Mi vida es una cuestión de tiempo. Se puede acceder al libro visualizándolo online o comprándolo al precio de 8 €. Desde aquí les agradezco la iniciativa.

Última voluntad

Había aceptado cumplir el rol del muñeco, movido por una visión poética del suicidio. Con esa convicción fue clavando agujas en su propio cuerpo, mirando de reojo, entre perplejo y complacido, cómo se retorcía una pequeña réplica de sí mismo realizada para practicar vudú.



Microrrelato ganador en la 9ª quincena del concurso Imaginarte Minificciones en Cadena. La frase de inicio debía ser "había aceptado cumplir el rol del muñeco".

Libertad condicional

La marioneta escapó cortando los hilos.
Avanza arrastrándolos.

Reality show


Mientras el avión se alejaba abandonando en aquellas lejanas tierras una muestra representativa de personajes televisivos ávidos de fama, una tribu nada urbana los observaba sin que ellos se dieran cuenta. ¿Qué hacemos? Preguntaron al jefe del grupo. Tendremos que darles la bienvenida, dijo él. Todos los caníbales se mostraron de acuerdo.

Microrrelato escrito para participar en el concurso minificciones.com.ar.

Unanimidad



Todos estuvieron de acuerdo: debían añadir un nuevo ídolo a la cosmovisión de la tribu. Si bien era cierto que no proporcionaba luz y calor como el dios-sol, ni alimento para sus hijos como la madre-tierra, nadie dudó en adorar a aquel artefacto volador que escribía mensajes en el cielo. Algún día, pensaban todos, sabremos leerlos.

Microrrelato escrito para participar en el concurso Minificciones.com.ar.

Cinéfila inconformista

Algunos lloran con los melodramas, pero a mí no se me escapa ni una lágrima. No soporto que unos actores de mirada intensa traten de convencerme de que sus problemas son peores que los míos. Son más tristes las comedias de final feliz, donde los protagonistas mienten al sonreír siempre, pase lo que pase. Los thrillers tampoco me convencen, sufro más viendo las películas de dibujos animados. Es lógico. Imagina que después de una fiesta se presenta en tu casa un tipo que dice venir de parte de tu príncipe azul, y se empeña en probarte un zapato. Eso sí que da miedo.


Microrrelato escrito para participar en el concurso Relatos en Cadena. La frase de inicio debía ser "algunos lloran".



Manual de instrucciones




De pequeña solía rogarle a su madre que le contara alguna historia y, después de insistirle mucho, se quedaba tranquila escuchando el mismo cuento de todas las noches. Esa niña tiene hoy un hijo que no para de suplicarle. Al parecer, necesita un juego para un aparato electrónico del que ella no sabe ni para qué sirve ni cómo se enciende. Impotente ante los lamentos del niño, piensa que tendrá que sentarse a estudiar el uso de semejante artilugio y, lo más complicado, el funcionamiento de su hijo.

Microrrelato publicado en La Esfera Cultural.

Celos

Despierta, escucho tu respiración.
"Sueña conmigo", te susurro intranquila.



Teología del día a día

Como los ángeles al caer el sol, así llegan sus hijos a casa los domingos por la tarde, después de pasar el fin de semana con su padre. Para ellos, él es Dios, así que a ella no le ha quedado otro remedio que identificarse de lunes a viernes con el demonio. Algún día entenderán que las cosas no eran como pensaban, y que en realidad sus padres vivían en dos purgatorios personales, hechos a la medida de sus actos. Pero aún falta mucho tiempo para eso. De momento, los niños están en el limbo.

Microrrelato escrito para participar en el concurso Relatos en Cadena. La frase de inicio debía ser "como los ángeles al caer el sol".

Distancias




Todo el que conoce Santa Cruz de La Palma sabe que la Calle Real es la más larga del mundo. A pesar de los cálculos realizados, nadie sabe exactamente cuánto tiempo se necesita para llegar desde Correos hasta La Alameda. Por eso, siempre que salgo de casa lo hago con tiempo suficiente, pues la experiencia me dice que tendré que detenerme muchas veces por el camino. Sólo hay una cosa para la que nunca estoy preparada, y es que nada me resulta más difícil que salvar el abismo de treinta centímetros que nos aísla para saludarte con un beso.

Microrrelato escrito para el encuentro de relatos sobre La Palma organizado por el blog Aprendiz de palabras.
Fotografía de Nieves Pérez.

Modelos

Le dice al oído en una de las arremetidas que es imbécil, que no sabe cómo pudo casarse con alguien como ella. Los dos creen que eso es cierto. Es más, el hijo de ambos también lo piensa. Cuando sea adulto, no pegará a su mujer porque estará mal visto, pero creerá que no vale nada y se lo hará saber siempre que pueda. Si no lo hiciera así, ¿cómo educaría a sus hijos?

Microrrelato escrito para el Concurso Imaginarte Minificciones en Cadena. La frase de inicio debía ser "Le dice al oído en una de las arremetidas".